Cinco consejos para aliviar tu dermatitis atópica

Si tienes la piel sensible con tendencia a la atopía, seguramente sientes una necesidad irrefrenable de rascarte. En realidad, es lo peor que puedes hacer: rascar aumenta la irritación de la piel, lo cual puede producirte lesiones e infecciones y, en definitiva, agravar tu situación. En este post queremos ofrecerte algunos consejos de cuidado personal para aliviar la sensación de picor y dolor provocada por tu dermatitis atópica y para que ayudes a reforzar tu barrera cutánea.

  1. Baños cortos mejor que duchas. La piel atópica tiene mayor riesgo de infección (por hongos, bacterias o virus), por lo que la higiene es muy importante. Son preferibles los baños a las duchas, ya que el baño aumenta la hidratación, facilita la penetración de los emolientes y relaja. Ten en cuenta que el estrés es un factor que favorece la aparición de brotes atópicos. Usa siempre agua templada (por debajo de los 33ºC) y durante menos de 10 minutos.
  2. Hidrata y nutre tu piel en profundidad. Aprovecha después del baño o ducha, cuando la piel está aún húmeda, para aplicar una crema emoliente de uso diario; se absorberá mejor. Los aceites naturales y los lípidos de origen natural, como las ceramidas, son sustancias emolientes; una crema formulada con estos emolientes ayuda a espaciar los brotes de atopía y las recaídas. Además, una buena hidratación ayuda a romper el ciclo picor-rascado. Las nuevas cremas emolientes especialmente formuladas para la dermatitis atópica reestructuran la barrera cutánea, aportan una hidratación profunda y duradera y protegen la flora cutánea.
  3. Mantén las uñas cortas y limpias. Uno de los síntomas más habituales y molestos de la dermatitis atópica, pero también de la sequedad de piel, es el picor. Si las uñas están cortas, es más difícil que se produzcan lesiones en la piel con el rascado. Si, además, las uñas están sucias, puedes exponer tu piel a agentes infecciosos.
  4. Evita el contacto con productos y materiales irritantes. Asegúrate de usar ropa de algodón o lino, ayudan a una buena transpiración. La lana y las fibras sintéticas aumentan la temperatura corporal e intensifican el picor de piel. Cuando seques tu piel, evita frotar la toalla; el secado debe ser suave. La piel debe evitar el contacto con sustancias irritantes, por eso es recomendable que controles el ambiente en casa: minimiza la exposición al polvo, a productos de limpieza y al pelo o piel de animales. Es recomendable el uso de humificadores.
  5. Aporta humedad y sol a tu piel. El sol moderado y la humedad de la playa benefician a la piel con dermatitis atópica. Un paseo por la playa, sintiendo la humedad del mar en la piel, es una buena medida de alivio para la dermatitis atópica. Si no tienes la playa a tu alcance, los baños de sol diarios, de unos veinte minutos, son una buena opción. Recuerda usar la protección solar adecuada. Evita la sauna y los jacuzzi, ya que producen sudoración y eso aumenta la sensación de picor y la irritación.

Sigue estas pequeñas pautas para evitar el picor de la piel causado por la dermatitis atópica. En nuestro blog encontrarás más consejos sobre el cuidado de la piel y también sobre cómo poder disfrutar de un estilo de vida saludable.

 

Image

Productos relacionados

Bepanthol® SensiControl

Bepanthol® SensiControl

COSMÉTICO

Bepanthol® SensiControl es el cuidado diario que proporciona una hidratación efectiva y duradera a las pieles sensibles y atópicas

Más información

Comprar

Descubre la gama completa

Bepanthol® Calm Crema

Bepanthol® Calm Crema

PRODUCTO SANITARIO

Bepanthol® Calm Crema cumple con la normativa de productos sanitarios. No utilizar sobre piel con heridas.

Más información

Comprar

Descubre la gama completa